jueves, 1 de septiembre de 2016

Como una hamburguesa, pero más pequeñita

Aparte de los cinco versos que he escrito hace unos horas hacia mucho que no escribía en el blog.
Cuando esos versos, era que estaba algo saturado… aunque no por mí la verdad.

Ahora escribo por una persona. Una persona a la que quiero como solo ella sabe y que en estos momento está agobiada y no pasándolo demasiado bien… Os voy a hablar un poco de ella:

Es algo mayor que yo (unos meses), pero  de menos estatura. Me llega al hueso de la nariz. Lo sé porque la última vez que la vi (hace unos 40 días), lo comprobé. Ahora mi nariz me recuerda a ella. Es un bichito adorable y salvaje. Me ha enseñado un montón de cosas sobre la la amistad, la vida, Madrid y el amor entre otros…