domingo, 24 de abril de 2016

Un día cualquiera...

Hola a todos:

Hoy no vengo aquí hablando para vosotros en particular. Hoy vengo a escribir para dirigirme sobre todo al creador de este maravilloso blog.

Todo empezó un 24 de abril de 1997, era jueves y un día como otro cualquiera en una ciudad cualquiera de cuyo nombre no quiero acordarme. Una especie de ser humanoide nació y le pusieron de nombre Ángel (la verdad, muy graciosos fueron sus padres poniéndole ese nombre de manera tan irónica).

El caso es que con 8 años conocí a ese bicho y admito que le cogí hasta cariño, así que le tomé de mascota por un tiempo... Hasta el día de hoy...

jueves, 14 de abril de 2016

Lunes 14 - Mm 16. 3-14

Hay momentos en los que sabes
que tu vida cambia de dirección.

Porque pequeños detalles
pueden alterar tu mundo.

Ver cosas que no veías
es síntoma de felicidad y
respirar y sentir el aire que te llena
o disfrutar de un largo abrazo
dicen que también.

Porque tus pequeños detalles
pueden alterar mi mundo.

Porque una simple sonrisa
gusta y hace más de lo que piensas, y
unos guiños secretos y discretos
antes de de ese gesto
podrían incluso
aumentar por diez su efecto.