sábado, 24 de octubre de 2015

El Lobo I - La triste historia del lobo solitario

Salió de paseo como otra noche cualquiera. Solo. Para poder estar atento a cualquier ruido del bosque que él no produjese. 
Le gustaba alejarse del resto de la manada, no se veía como los demás. Era lobo solitario.

Se quedaba en la manada porque así había sido toda su vida. Nació y creció entre otros lobos. Aprendió de ellos. Pero eso a él nunca le convenció. Era inteligente, probablemente de los más inteligentes de la manada. Por eso se quedaba, sabía que le convenía, por el momento al menos…

Esa noche vio algo inusual. Una posible presa que huía de él, sino que parecía esperarle a una distancia poco prudente de la madriguera más cercana.
Al principio se extrañó, ningún un animal del bosque había plantado cara al joven lobo.
Después… Después cargó contra él como con cualquier otra presa. Sin una pizca de miedo en las venas.
Ya al llegar a ella se olió la trampa. Era tarde.
Una cuerda saltó de entre las hojas del suelo para atraparle la pierna.

Nuestro lobo solitario no acostumbraba a cazar por la noche, sabía que las sombras nunca eras buenas aliadas… Pero claro, parecía una presa tan fácil.

Allí quedó. Colgando el lobo de una pierna en uno de tantos árboles. Aullando. Hasta quedarse sin voz.


   Mori



La siguiente historia de El Lobo es El Lobo II - La importancia de la manada

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No te olvides de dejar tu nombre en el comentario :)
Puede ser tu nombre real o uno en clave.